{gallery}Pub6{/gallery}

En el marco del Proyecto EcoAdapat se ha generado un proceso investigativo uno de los cuales da cuenta del contexto hídrico en el territorio de intervención de Bosque Modelo Araucarias del Alto Malleco (BMAAM) y SEPADE, el que comprende a las comunas de Curacautín y Lonquimay. El estudio denominado “Estudio de la Variabilidad Climática de zonas de Altas Elevaciones de las cuencas de los ríos Biobío e Imperial: Aproximaciones instrumentales”, del equipo de investigación representado por Ariel Muñoz Navarro (Dr. en Ciencias Forestales), más un conjunto de investigadores asociados[i], dan cuenta del desafío para desarrollar medidas de adaptación para enfrentar los cambios en el clima.

 

Según el autor, la cantidad y calidad de los registros instrumentales en Chile es limitada. A pesar de contar con una gran cantidad de estaciones meteorológicas distribuidas a lo largo del país, aun no es posible obtener de forma expedita el acceso a registros climáticos instrumentales completos y de larga data. Sin embargo, de un total de 127 estaciones analizadas (meteorológicas y fluviométricas) entre las regiones del Biobío y la Araucanía, se utilizaron 15 estaciones meteorológicas y 9 estaciones fluviométricas. Los resultados se presentan entre otros aspectos en Variabilidad de las precipitaciones; Variaciones en las temperaturas y Forzantes climáticos de gran escala (ENSO, SAM);

 

El objetivo planteado fue determinar cuáles han sido los principales cambios en el clima reciente en las zonas andinas de las cuencas de los ríos Biobío e Imperial, a través del análisis de los registros instrumentales disponibles.

 

A continuación se presentan los principales hallazgos de este proceso investigativo:

 

Precipitación:

-          La precipitación presentó una tendencia a la reducción en la zona estudiada, la cual es más marcada a partir de mediados de la década 1970-1980. La precipitación de las estaciones de otoño y primavera, presentaron mayores reducciones.

-          La reducción de las precipitaciones en altas elevaciones es cercana al 15% desde mediados de la década el 70’. Este análisis se encuentra limitado por la extensión de los registros en estos niveles altitudinales. Sin embargo, a través de las relaciones entre estos registros y aquellos ubicados en bajas elevaciones, se infiere que el porcentaje de reducción actual de precipitaciones es cercano al 30% en relación a los montos de precipitación registrados en la primera mitad del siglo veinte.

 

Temperatura:

-          Los cambios en la temperatura fueron solamente perceptibles en forma clara en el caso de las temperaturas mínimas, las cuales se encuentran aumentando en forma significativa a partir de mediados de la década del 70’. La recurrencia de sequías intensas se ha incrementado en la zona. El cambio ha sido bastante drástico en los últimos 100 años. Tanto en invierno como en verano las sequías intensas (menores al percentil 10) han pasado de ocurrir cada veinte años en promedio, a suceder cada seis años en promedio en la actualidad. Si bien se trata de un valor promedio, este antecedente podría constituir un verdadero factor de consideración en la agricultura y el manejo del agua. En este contexto, se debe tener en cuenta que cada 6 años en promedio, podrían producirse sequías intensas, lo cual puede ser considerado en la planificación de cultivos, cosechas, plantaciones y producción de frutos, entre otras actividades agrícolas. Esto también puede ser información de gran utilidad para el manejo del agua, pues podría permitir almacenar el recurso en años previos calculando esta recurrencia.

-          La temperatura mínima ha aumentado en casi dos grados (1,8 Grados Celsius) en la última década con respecto al promedio de los 47 años de registro. Por su parte las temperaturas media y máxima se han incrementado entre 0.3 y 1 grado Celsius.

 

Forzantes Climáticos (ENSO, SAM)

-          En relación a los forzantes climáticos de gran escala (El Niño, Oscilación del Sur-ENSO, AAO), estos mostraron distintas relaciones con el clima de la zona, presentando una influencia compartida sobre el clima de la región. De los análisis desarrollados en este trabajo, podemos concluir que ENSO posee una mayor influencia sobre la precipitación, y una no tan marcada relación con la temperatura. Por su parte, el AAO posee un efecto importante, tanto sobre la precipitación, como sobre la temperatura de la zona, siendo posiblemente el principal modulador del clima en la zona.

-          En relación a la variabilidad de los caudales en las distintas elevaciones, los resultados sugieren que tanto en zonas de bajas, como en zonas de medias elevaciones, la disponibilidad de agua se ha reducido marcadamente en los últimos sesenta años, especialmente en las estaciones de verano, otoño y primavera. En bajas elevaciones los caudales de invierno también se han visto reducidos, no obstante los caudales de invierno en zonas de altas elevaciones se han visto incrementados durante las últimas décadas. Por su parte, no se observan tendencias en zonas de media elevación, constituyéndose un gradiente de variación de los caudales según la elevación de las estaciones analizadas.

-          Posiblemente, el resultado más interesante desde el punto de vista de los cambios climáticos y de las potenciales medidas de adaptación, fue que los caudales de invierno se han incrementado en zonas de altas elevaciones, lo cual se podría explicar por un aumento de la elevación en la isoterma cero, lo cual se relacionaría con el incremento de las temperaturas mínimas encontrado en este estudio. Esto provocaría que el aporte de agua en forma líquida sea mayor en las zonas donde antes el agua era aportada en forma de nieve.

 

Estos son algunos de los principales hallazgos donde una de las principales conclusiones del estudio presentado por el autor, es que dado los importantes cambios en el clima observados en este estudio, se considera altamente relevante instalar y mantener registros instrumentales en zonas de altas elevaciones, en orden de entender de mejor forma los cambios climáticos locales en cada zona geográfica del país. Por lo tanto, este debiera ser un elemento clave de una política nacional que tenga por objeto la adaptación al cambio climático. Una acción de este tipo, podría ofrecer resultados más precisos para el desarrollo de medidas y políticas de adaptación al cambio climático local. Aún así, los resultados de ésta investigación permiten generar líneas de trabajo necesario para una estrategia de adaptación, proceso que se está llevando a cabo a través del proyecto EcoAdapt, y ejecutado por BMMAM y SEPADE.

 


[i] [i] Equipo de Investigación

Director: Ariel Muñoz Navarro - Dr. en Ciencias Forestales (1,2)

Investigadores asociados

Isabella Aguilera Betti – Licenciada en Ciencias Biológicas (1,2)

Álvaro González Reyes – Doctor (c) en Geología (3)

Paulina Puchi González – Máster en Ciencias Mención Recursos Hídricos (1,2)

Pilar Barría Sandoval – Doctor (c) in Meteorology (4)

(1) Centro Transdisciplinario de Estudios Ambientales y Desarrollo Humano Sostenible (CEAM), Universidad Austral de Chile

(2) Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM), Universidad Técnica Federico Santa María

(3) Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

(4) The University of Melbourne, School of Earth Sciences, Australia.

RIABM

Red Iberoamericana 
de Bosques Modelo

Amigos

Prince Albert Model Forest

Un sitio de IndustriaWEB.cl