{gallery}Pub5{/gallery}

El pasado mes de abril Bosque Modelo Araucarias del Alto Malleco (BMAAM) que comprende las comunas de Curacautín y Lonquimay, recibió una visita ilustre desde Costa Rica. Ronnie de Camino Velozo, Ingeniero Forestal (Universidad de Chile), con  postgrado en Economía Agraria (Universidad de Chile) y Doctorado en  Manejo y Economía Forestal (U. Freiburg Alemania) y postdoctorado en la U. de Goettingen (Alemania), actual Presidente de la Red Iberoamericana de Bosques Modelo y Director del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE Costa Rica). En su corta estadía, este chileno caminante por el mundo y ahora residente en Costa Rica, pudo conversar con algunos directores de Bosque Modelo, compartiendo experiencias y recibiendo sugerencias e informaciones del territorio. Pudo empaparse de los proyectos desarrollado por BMAAM y comprender las relaciones socio ambientales que se tejen en ésta institución. Fue una visita corta, pero intensa. Con un paisaje multicolor, propio de los otoños de la cordillera, realizó un recorrido por ambas comunas, recordando alegrías del pasado y reconociendo la multiplicidad de actores de este gran territorio.

 

Su viaje se inició con la visita al hogar de la Sra., Uta Hashagen, directora de BMAAM y emprendedora de Turismo en Lonquimay, donde logró conocer una visión de bosque distinta, una apreciación y proyección hermosa al mundo de lo nativo. En este diálogo nace la inquietud de hacer “Museos en el Bosque”, una iniciativa que Ronnie ya ha desarrollado y visto nacer en otras latitudes del mundo, y que tiene por objetivo reconectar al hombre con la naturaleza. Junto a la Sra. Uta recordó viejas anécdotas en éste país de antaño y un lugar para volver a visitar.

 

Luego, Ronnie se trasladó hacia Lonquimay, para iniciar una conversación muy interesante con Mario Curical, director de BMAAM del Sector de Mallín, donde él planteó las necesidades de los pequeños campesinos e indígenas del territorio, abordando los proyectos iniciales de Bosque Modelo, los que fueron un gran aporte el desarrollo de la comuna. Don Mario hizo referencia a las primeras empastadas de alfalfa desarrollado en Lonquimay y los proyectos en base a crédito, que contribuyeron en gran manera al sostenimiento de la economía familiar, dando un impulso al buscado desarrollo local.

 

Más tarde, éste viajero conoció a la Sra. Zenobia Ñanco, quien ha trabajado con BMAAM desde hace años. Sin prejuicio alguno ella abrió las puertas de su ruka, y dio a conocer su cariño, sus sueños y esperanzas. El espacio anclado en la cuesta las raíces mostró nostalgias y conexión con la tierra. El emprendimiento de la Sra. Zenobia es especial, es el acercamiento y el diálogo entre dos mundos, el winka y el mapuche. Entre mates y sopaipillas dio a conocer la raíz de un pueblo que busca no ser olvidado.

 

Al otro día, Ronnie conoce a Joaquín Meliñir perteneciente al hermoso valle de Quinquen, tierras con un pasado cercano de lucha y sacrificios. Conversa con el joven empresario, quién sin olvidar quién es y de donde viene, busca salir al mundo con sus productos en base al piñón. Se desenvuelve de forma natural, como un viejo experimentado en el arte de emprender. No cabe duda que su iniciativa es digna de ser conocida por el mundo.

 

Más tarde Ronnie se empapó de los ideales y trabajos de la familia Parra en Curacautín. Pudo conocer el sueño hecho realidad de Cristian Parra, director de Bosque Modelo y descendiente de colonos que por generación han estado presentes en el Sector de Río Blanco. Pudo deleitarse con el emprendimiento Cañón del Blanco, donde resaltan las piscinas de aguas calientes y el hermoso quincho que recibe al visitante.

 

Ronnie no es de las personas estáticas que permanece en el letargo del camino. Es un alma desafiante que rompe el esquema al que nos somete la rutina, a la estructura que nos rige la institucionalidad, al silencio que nos acostumbra el poder. Busca y encuentra produciendo experiencias, alentando a quienes descubre en la senda del tiempo, y cómo el mismo señala, -“no he creído nunca que los humanos vinimos a un valle de lágrimas, para gemir y llorar, a un destierro, sino que todo ser humano tiene el derecho a ser feliz en vida, ahorrándose la incertidumbre sobre el más allá. Pero para ser feliz, uno puede estar en cualquier lugar o condición”-. Y si la condición es ser un profesional, entonces destaca que éste tiene una responsabilidad con la sociedad a partir del desarrollo humano sostenible, pensado desde la dimensión económica, social y ambiental. Este es el sentido con el que debe operar un profesional.

 

Finalmente, con un paisaje increíblemente bello, Ronnie pudo recargar nuevas fuerzas bajo las milenarias araucarias y los hermosos hualles, volviendo a Costa Rica lleno de nuevas ideas y energía para desarrollarlas y echarlas a andar con pasos firmes, como los pies de un elefante pero con su mente en las raíces eternas de las araucarias, quienes contra vientos y heladas permanecen desafiantes al tiempo y la historia.

RIABM

Red Iberoamericana 
de Bosques Modelo

Amigos

Prince Albert Model Forest

Un sitio de IndustriaWEB.cl