Desde diciembre de 2008, se encuentra en ejecución el Programa de Innovación Territorial “Desarrollo, diversificación y encadenamiento productivo de tres PFNMs: Piñón, Morchella y Rosa mosqueta, en Lonquimay, IX Región, Chile”. Esta iniciativa es financiada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y tendrá una duración de tres años y ha sido posible gracias a la alianza entre diversas instituciones como: BMAAM, Universidad de Chile, Municipalidad de Lonquimay, Universidad de la Frontera, y ASEMAFOR Ltda., además de siete emprendimientos locales, en manos de campesinos pehuenche y colonos.

 

 

La finalidad del programa es fortalecer la cadena productiva, integrando a los recolectores organizados, emprendedores formalizados, y la empresa comercializadora, colocando en el mercado productos con valor agregado y con identidad local, que además sean producto de procesos sustentables, incorporando en ello el manejo desde la recolección en adelante, poniendo énfasis en que el aprovechamiento de los recursos quede en manos de las comunidades locales, ayudando de esta forma a impulsar su desarrollo.

 

Es una iniciativa de largo aliento, que las instituciones vinculadas a él han impulsado contra toda dificultad, convencidos de la relevancia que tiene para el territorio y de la importancia del aporte que significa para las familias del territorio y especialmente para jóvenes y mujeres que buscan alternativas de generación de ingresos.

 

Además este programa constituye de alguna forma la segunda etapa del proyecto “Bases Técnicas para desarrollar el Mercado del Piñón: Características de producción, poscosecha y desarrollo de productos” (FIA–PI-C-2003-1), en adelante Proyecto Piñón, ejecutado entre 2003 y 2007.

 

 

Algo de historia: Proyecto Piñón.

 

El Proyecto Piñón comenzó siendo una iniciativa destinada a contar con información confiable sobre el piñón y la araucaria. Información que sería base para futuras intervenciones. Sin embargo a raíz de su ejecución surgieron variadas posibilidades de intervención. A continuación revisamos algunos de sus resultados.

 

El proyecto se centró en los 4 sectores de Lonquimay donde se concentra la mayor cantidad de recolectores en la comuna: Mallín del Treile, Ranquil-Llames, Icalma-Cruzaco y Quinquén. Sectores en los que persisten aun prácticas productivas poco sustentables, que atentan contra el patrimonio futuro de sus habitantes, por lo que es imperativo proponer alternativas de uso más sustentables. El proyecto abordó el uso que los habitantes hacen del Piñón, fruto de la Araucaria araucana, árbol que tiene como fruto el piñón, tiene la categoría de especie protegida, por la extrema explotación de que fue objeto en el pasado por parte de grandes empresas y fundos, atraídos por la calidad y alto valor de su madera. Por ende, hoy en día, estando protegida la especie, las poblaciones que habitan allí actualmente son, de alguna manera, responsables de la supervivencia de la especie en el futuro, y donde nuevamente tiene relevancia el tema de la sustentabilidad.

 

Con estos antecedentes, el proyecto se centró en establecer la superficie y condiciones actuales de los bosques de araucaria, además de estimar la productividad real anual y futura que éstos poseen. Esta línea de trabajo estuvo a cargo de la Facultad de Ciencias Forestales de la U. de Chile. Entre los resultados más relevantes de esta línea de trabajo está el aspecto de la regeneración de los bosques, versus, el uso para pastoreo. Se comprobó que en aquellos sectores donde existe mayor cantidad de ganado y praderas más pobres, la presión sobre los bosques es mayor. Además se estableció un sistema de predicción de la producción de piñones de un año para otro y un ciclo productivo, que hoy permite saber en qué condiciones se enfrentará al mercado año a año.

 

Una segunda línea se centró en estimar las propiedades físico-químicas del piñón, su composición y establecer parámetros para la elaboración de alimentos como harina y galletas en base a piñón. A cargo de la Facultad de Agronomía de la U. de Chile, entre los resultados más relevantes de esta línea de trabajo se encuentra el conocer la composición y estructura interna del piñón y sus cualidades nutricionales. Se llegó a la conclusión de que el piñón posee un bajo contenido de grasas y azúcares y alta concentración de almidón resistente. Por otro lado se desarrolló una estandarización de la harina y galletas de piñón.

 

BMAAM, estuvo a cargo de la coordinación de las actividades y actores comprometidos en el proyecto. Por su presencia permanente en el territorio fue además la conexión directa con los recolectores. A través de su equipo técnico (antropólogo y asesor intercultural) el Bosque Modelo tuvo la misión de recoger y sacar a la luz el aspecto cultural, asociado a la recolección y uso del piñón por parte de las comunidades pehuenche, dada su relevancia, no solo económica, sino también dentro de la cosmovisión de este pueblo. Se ha encargado además de la transferencia de los resultados de la investigación hacia los recolectores, generado así metodologías de trabajo didácticas que permitan a los productores entender y aplicar esta información. Una actividad destacable es la realización de “trawunes”, reuniones de uso en el pueblo mapuche, que son espacios dedicados a la conversación y análisis de diversos temas.

 

Finalmente, se ha abordado, a través de un consultor externo, el tema de la comercialización y mercado, estableciéndose, rutas de distribución y puntos de venta del producto sin procesar y se ha prospectado el mercado para productos con valor agregado como harina y galletas de piñón.

 

En forma paralela a cómo se iban socializando los resultados de las diversas líneas de investigación, comenzaron a surgir expectativas mayores en los recolectores, sobre las potencialidades de negocio del producto. De esta manera comenzó a hacerse más claro el camino a seguir, respecto de la mejor forma de apoyar a emprendedores y recolectores, aprovechando de manera sustentable el producto y teniendo como base la información obtenida en la investigación.

 

Este camino se hizo aun más claro, con las experiencias recogidas en una Gira tecnológica, realizada el año 2006 y financiada también por FIA, donde asistieron representantes pehuenche y colonos de los 4 sectores y de las instituciones vinculadas al proyecto. La gira consistió en la visita a las ciudades de Aluminé y Villa Pehuenía en Argentina, donde se tuvo la oportunidad de conocer cómo se han desarrollado iniciativas a partir de la elaboración y venta de productos de piñón, entre ellos, alfajores, licor, preparaciones para cóctel, platos, harina, galletas y bombones. Además se pudo conocer la situación de las comunidades mapuche que habitan el Parque Lanín y compartir experiencias con los representantes de comunidades indígenas de Chile. La gira fue evaluada como altamente valorable por parte de los asistentes, quienes pudieron abrir sus mentes a nuevos usos y formas de aprovechar el piñón.

 

Para el año 2005, el proyecto obtuvo el Premio Bicentenario, otorgado por el gobierno de Chile a aquellas iniciativas destacables por su originalidad, contribución a las comunidades locales y participación. Las instituciones vinculadas al proyecto decidieron que el monto en dinero otorgado por este premio, sería destinado a apoyar un emprendimiento local. Hasta ese momento no existían emprendedores que elaborasen productos con valor agregado a partir del piñón. Por ello, a partir del 2006 el BMAAM se dio a la tarea de organizar un grupo de mujeres, de distintos lugares de la comuna. Con el premio, se construyó un proyecto enfocado a la capacitación de este grupo de mujeres en temas como: alta gastronomía, gastronomía étnica, conceptos básicos de microempresa, normas sanitarias, elaboración estandarizada de harina y galleta de piñón. Con este proyecto se dotó al grupo de mujeres de la personalidad jurídica, uniformes de chef, y algunos implementos de cocina. En la capacitación de este grupo se convocó a destacados actores como académicos de U. de Chile y chef de la organización Les Touches Blanches. Las mujeres de este grupo se dedican hoy en día a la elaboración de productos de piñón y prestan servicios para cóctel con gastronomía étnica, asociadas en grupos más pequeños.

 

En innumerables ocasiones se ha convocado a emprendedores a asistir a ferias gastronómicas, costumbristas y sobre PFNMs, ya sea dentro de la región o del país, donde han podido mostrar y dar a conocer sus productos.

 

Como se puede ver a través de la historia de este proyecto, se trata de un proceso de largo aliento, donde se ha entendido la relevancia de contar con información fiable, una planificación que guíe las acciones y con un enfoque de adaptación. Y por sobre todo permitió vislumbrar las oportunidades que tenía para el desarrollo local y las acciones necesarias para hacer de ello una realidad.

 

 

COMO SURGE ESTE PROGRAMA DE INNOVACIÓN TERRITORIAL

 

Con la información descrita, las organizaciones comprometidas consideraron la posibilidad de impulsar una segunda etapa de trabajo, de mayor complejidad, aprovechando las potencialidades existentes y sumando a otros actores claves al proceso y otros dos productos como Morchella y Rosa Mosqueta.

 

 

Es así que en la iniciativa participan las siguientes instituciones, organizaciones y personas:

 

- Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Forestales.

- Bosque Modelo Araucarias del Alto Malleco.

- Municipalidad de Lonquimay.

- Universidad de la Frontera, Instituto de Agroindustria, y Departamento de Mecánica.

- ASEMAFOR Ltda.

- Sociedad PezArte Ltda.

- Sociedad Meliñir Ltda.

- Hostería Follil Pehuenche.

- Rosa Cañumir Antiné.

- Rosa Amelia Huicaleo Ñanco.

- Carmen Josefa Moreno Moreno.

- Flor Melania Lagos Arriagada.

 

 

Dada la complejidad de la iniciativa y el desafío que supone la articulación de tantos y tan variados actores, todos ellos han conformado una Mesa Directiva, cuya función es dar gobernabilidad al programa y constituirse en la instancia última de decisión dentro del mismo.

 

Se observan condiciones favorables como la disponibilidad de materia prima local, la inversión y aportes existentes, y el crecimiento del mercado de alimentos sanos y naturales en Chile. No obstante, persisten vacíos que es necesario llenar para fortalecer cada eslabón de esta cadena.

 

En el caso de los recolectores, éstos carecen de organización, por lo que se impulsará la asociatividad y se capacitará en temas relacionados con la entrega de un producto seleccionado.

 

Los emprendedores, por su parte se mantienen en un estado estacionario, pues en todos ellos aparece en mayor o menor medida la ausencia de elementos relevantes para su funcionamiento formal y eficiente. Factores que reducen sus posibilidades de entrar con éxito en el mercado.

 

El Programa de Innovación Territorial, con duración de tres años, articulará nueve instrumentos (proyectos, estudios y consultorías), con la finalidad de que cada parte de la cadena de valor se encuentre fortalecida y participando formal y eficazmente en ella, incorporando elementos de innovación en la gestión, tecnología y comercialización y entregando al mercado y al consumidor final los siguientes productos: Harina de Piñón, Piñón en conserva, Galleta de Piñón, Bombón de Piñón, Galletón de Piñón, Morchella seca, y Pulpa y Cascarilla de Rosa mosqueta.

RIABM

Red Iberoamericana 
de Bosques Modelo

Amigos

Prince Albert Model Forest

Un sitio de IndustriaWEB.cl